La historia y cultivo de la vainilla: origen de un sabor clásico en los helados

Hoy vamos a hablar de una especia que está muy presente en la gastronomía y es especialmente conocida por su uso en la fabricación de helados. En este blog, exploraremos la historia y cultivo de la vainilla que ha cautivado muchos paladares alrededor del mundo y se ha convertido en uno de los sabores más amados en la historia de los helados. Un sabor clásico de helado que deleita a nuestros clientes, así que quédate para conocer este ingrediente esencial para Helados La Perla.

Origen de la vainilla

El origen se remonta a las regiones tropicales de América Central y del Sur, específicamente a México, donde la orquídea Vanilla planifolia es originaria. Es una especia que se obtiene de las vainas de esta orquídea, que produce flores hermafroditas que necesitan ser polinizadas para desarrollar los frutos.

Se cree que el origen y cultivo de la vainilla vino de la civilización indígena, los Totonacas, que habitaba la región costera del Golfo de México, fueron los primeros en cultivar y utilizar las vainas. Estos la consideraban como un regalo divino y la utilizaban tanto en rituales religiosos como en la cocina. Especialmente, se utilizaban las vainas para aromatizar licores y bebidas exclusivas para nobles y guerreros de las tribus.

orígenes de las vainas de vainilla y orquídea

Con la llegada de los conquistadores europeos en el siglo XVI fue llevada a Europa, aunque inicialmente no se comprendió completamente su valor en comparación con otros tesoros descubiertos en el Nuevo Mundo.

Con el tiempo, ganó popularidad como especia en Europa, pero el cultivo fuera de México resultó ser un desafío debido a la compleja polinización de las flores de vainilla, que requería la intervención manual. Un hito crucial en la historia de la vainilla ocurrió en el siglo XIX, cuando un esclavo de la isla Reunión, Edmond Albius, desarrolló un método para la polinización manual de las vainas, permitiendo su cultivo en otras partes del mundo.

Hoy en día, se cultiva en diversas regiones tropicales alrededor del mundo, aunque las variedades cultivadas en Madagascar y otras islas del océano Índico son particularmente apreciadas por su sabor y aroma distintivos. La vainilla de Madagascar es el componente utilizado en Helados La Perla para la fabricación de helado de vainilla exclusivo para cafeterías, restaurantes y heladerías que buscan un producto aromatizado, con un sabor sencillo.

Tipos de vainilla

Existen varios tipos de vainilla, cada uno con características únicas que afectan su sabor, aroma y apariencia. Existen en el mundo más de 32 variedades de vainas, ya que se ha ido modificando con respecto a diferentes factores como la región de cultivo, las condiciones climáticas y los métodos de procesamiento. Aunque todas estas especies se agrupan en cuatro tipos representativos:

  • Fina: es un tipo que tiene un aroma potente y la flor es completamente negra, midiendo entres unos 20 y 30 cm. Suele ser la más costosa del mercado.
  • India: es la que más se comercializa actualmente, se trata de una variedad que florece en la India y que tiene una tonalidad amarilla. Su aroma es suave, que pasa casi desapercibido.
  • Lechosa: las vainas de este tipo son de un color rojo, muy fácil de identificar. Es mucho más pequeña y tiene un tamaño que va desde los 15 hasta los 20 cm.
  • Vainillón: es la especie más pequeña que existe, como máximo logra un tamaño de 12 cm. Aunque tiene un olor muy potente, haciéndola muy especial.

copa de helado clásico de vainilla

Elaboración y cultivo de la orquídea Vanilla planifolia

La elaboración de la vainilla implica varios pasos, desde el cultivo de la orquídea Vanilla planifolia hasta la cosecha, curado y preparación de las vainas. El proceso y preparación de las vainas ha ido cambiando a lo largo del tiempo, ahora las grandes industrias consiguen un mayor fruto y sabor.

Durante los orígenes de la vainilla, se cultivaban y colocaban sobre lienzos para dejarlas secar al sol, quedaban secas, rugosas y tostadas. Actualmente, se cosechan cuando aún están verdes y a los 8 o 9 meses después de la polinización. Después se someten a un proceso de blanqueo sumergiendo las vainas en agua caliente y comienza la fermentación.

Las vainas escaldadas se colocan en mantas o cajas y se dejan fermentar durante varias semanas. Durante este período, las vainas desarrollan su sabor y aroma característicos. Además, cambian de color, pasando de verde a marrón.

Después de la fermentación, se exponen al sol durante el día y se guardan en lugares frescos durante la noche. Este proceso de secado puede llevar varias semanas y contribuye a la formación de la piel arrugada de las vainas. Una vez secas, se seleccionan y clasifican según su calidad, tamaño y apariencia.

Uso para la creación de helados

Donde más destaca el uso de la vainilla es en la pastelería y heladería, ya que se trata de un ingrediente fundamental en la preparación de postres. El clásico helado de vainilla, destaca por su toque dulce y olor llamativo que es reclamado por multitud de amantes del helado.

Se puede utilizar esencia de vainilla, extracto de vainilla o vainilla en polvo para preparar unos postres, lo tenéis disponible en cualquier supermercado. Ahora bien, en nuestra fábrica de helados preparamos un helado de vainilla de Madagascar excepcional con aroma intenso que estimular tus sentidos y aumentará la experiencia gustativa de todos los que lo prueban.

fabricación helado de vainilla

Por otro lado, el usar vainilla para fabricar helados, mejora la textura de este y lo hace más suave y cremoso, equilibrando no solo el sabor de este helado sino si se mezcla con otros sabores.

En definitiva, con cada cucharada de helado de vainilla, nos conectamos con un legado que se extiende a lo largo de la historia. Un sabor clásico que sigue siendo un favorito en la fabricación de helados debido a su versatilidad y capacidad para realzar y complementar una amplia gama de ingredientes y combinaciones.

Entradas relacionadas